48.500 mapas online muestran la evolución de las ciudades españolas desde el siglo XIX


En los últimos meses, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha estado completando un fondo digital en su web que ya cuenta con cerca de 48.500 mapas manuscritos accesibles de forma gratuita.
Los mapas fueron trazados entre 1870 y mediados del siglo XX, y son archivos (jpg y png) de gran tamaño digitalizados a partir de documentos originales que se encuentran en el archivo topográfico del IGN.
Según informa el IGN, concretamente se pueden encontrar 35.500 minutas cartográficas12.500 planos de población y 500 planos de edificios
Todas estas hojas manuscritas se realizaron como trabajos previos a la creación de las primeras hojas del Mapa Topográfico Nacional a escala 1:50.000 y son fundamentales para entender la evolución del país desde el siglo XIX hasta nuestros días.

Núcleos urbanos y edificios

Los más de 12.000 planos de población corresponden a los núcleos urbanos más importantes de cada municipio. Realizados entre 1870 y 1950, las escalas en las que se encuentran son 1:1.000, 1:2.000 o 1:5.000, aunque no existen documentos de todos los municipios.  
Por su parte, también se incluyen en este archivo digital los planos que se realizaron de 500 edificios singulares que van de los años 1850 a 1900. En ellos se puede ver el estado de los edificios a finales del siglo XIX y detalles de los tabiques interiores, jardinería, etc. 
Las escalas de esos mapas varían desde 1:100 hasta 1:500. Estos trabajos se realizaron principalmente en las provincias de Toledo y Madrid, aunque también hay planos de edificios de Ciudad Real, Segovia, Badajoz y Guadalajara.

Minutas cartográficas

Las minutas cartográficas engloban minutas planimétricas -una representación a escala de detalles sobre el terreno sobre una superficie plana; minutas altimétricas -una representación de la altura de cada punto- y minutas conjuntas.
Todas están realizadas a escala 1:25.000, con una precisión gráfica correspondiente a la del mapa topográfico final 1:50.000.
Las planimetrías representan información referida a vías de comunicación, construcciones, cubierta vegetalhidrografía y líneas administrativas, mientras que las minutas altimétricas simbolizan el relieve mediante curvas de nivel y puntos con cota
La información de las planimetrías junto con el relieve se representa en las minutas conjuntas. El IGN aclara que el número de documentos existentes de cada municipio varía en función de la superficie del municipio y de las actualizaciones que se realizaron.
Para acceder a estos mapas, antes de acceder al centro de descargas del IGN hay que registrarse como usuario. Mientras se haga un uso no comercial de las imágenes, estas se pueden utilizar de forma libre y gratuita, mencionando al IGN como propietario de los datos (© Instituto Geográfico Nacional de España). En caso de querer utilizar los mapas con fines comerciales sí que hay que solicitar una autorización o contrato de licencia de uso.

CIUDADES EN HORA PUNTA


Usuarios del metro de Pekín (China) se agolpan en el andén de una estación intentando entrar en un vagón abarrotado de gente. Fuente: El País.

Pincha en la imagen para ver más fotografías de ciudades en hora punta

Tormenta supercélula en Segovia


ICAL242675(1).jpg

Fuente de la noticia: G. Herrero - Segovia | 04/10/2013 

Espectacular. Sorprendente. Única. Los adjetivos se agotaban ayer a la hora de definir la tormenta que un buen número de segovianos pudo contemplar a la caída de la tarde del miércoles. No fue un fenómeno meteorológico frecuente. La gran intensidad del aparato eléctrico y la larga duración de la tormenta, sus dos características principales, llamaron la atención.

Hubo quien, conduciendo de La Granja a Segovia, no pudo por menos de parar el vehículo para admirar el cuadro que se veía en el cielo. En Sebúlcor, varios grupos se concentraron en las calles, de forma improvisada, y siguieron el espectáculo. Y en Escobar de Polendos, los vecinos se dirigieron a las eras, atalaya desde donde mejor se divisaba la la tormenta. En poco rato, en Facebook empezaron a aparecer vídeos del suceso. El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, fue uno de los que colgó una grabación.
“Fue un tormenta supercélula”, aseguró ayer a esta Redacción Juan Pablo Álvarez, jefe de Previsión de la Agencia Estatal de Meteorología en Castilla y León. De acuerdo a sus explicaciones, dichas tormentas, de tipo ‘convectivo’, se automantienen, por lo que su duración puede llegar a prolongarse varias horas, periodo durante el cual las descargas entre nubes son prácticamente continuas.
A pesar de que la mayoría de quienes vieron la tormenta creyeron que se situaba a no muchos kilómetros de distancia, lo cierto es que se originó muy lejos, sobre las 17,00 horas, en Zamora, desplazándose después por las provincias de Valladolid y Palencia, donde se encontraba sobre las 20,00 horas. De Segovia capital se localizó, por tanto, a más de cien kilómetros de distancia. La altura de la tormenta, cercana a los 12 kilómetros, permitió su visión desde lugares distantes.
“Hemos visto un espectáculo único; han sido horas y horas de fuegos artificiales”, resumió ayer López-Escobar quien reveló que, a pesar de las apariencias, en Segovia únicamente se registraron media docena de rayos entre la tarde del miércoles y el mediodía de ayer.

Aquí tenéis algunas imágenes de otras tormentas similares


¡NOS VAMOS DE VIAJE!



Te proponemos algunos viajes, algunos de ocio y otros de negocios, que deberás organizar de la manera más razonable. Indica qué medio de transporte emplearías, y razona tu respuesta señalando el tiempo estimado, precio, ventajas e inconvenientes, etc. que comportaría tu elección. Puedes elegir entre: transporte por carretera (automóvil particular, autobús, camión, taxi, etc. ), transporte ferroviario (líneas convencionales o de alta velocidad: AVE), transporte marítimo o transporte aéreo.

-         Quieres irte de vacaciones a Noja desde Coca.
-         Vives en Segovia capital y tienes una reunión en la calle Juan Ignacio Luca de Tena, en Madrid.
-         Una fábrica de automóviles en Valladolid necesita enviar 7 coches a Sevilla. ¿y si fueran 200?
-         Vives en Medina del Campo, no tienes carné de conducir y necesitas ir a Carrión de los Condes.
-         Vives en Ciruelos de Coca, y quieres ver a un familiar que vive en Bruselas pero ahorrando el máximo posible.
-         Tu empresa, radicada en Aielo de Malferit, necesita importar un contenedor completo con artículos provenientes de China.
-         Estás planificando tu viaje de novios con tu pareja, y no os decidís entre un crucero por el Mediterráneo o un viaje a Cancún.

Entre otros, puedes utilizar recursos como Google Maps, el buscador de Renfe o este comparador de vuelos.

Fukushima vive el peor accidente nuclear desde Chernóbil


Noticia extraída de El País.
El accidente en una central nuclear de la prefectura Fukushima (norte de Japón) es ya el peor que se ha vivido desde la catástrofe de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y los problemas siguen agravando. El sistema de refrigeración de emergencia del reactor 3 ha dejado de funcionar, según ha informado un responsable de la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón. Este fallo, inesperado, se suma a los problemas ya sufridos en el reactor 1 tras el terremoto y el tsunami que asolaron el país, catalogados por las autoridades como de categoría 4. Esto equivale a un "accidente con consecuencias de alcance local" según la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES), que contempla como categoría máxima la 7. Solo en dos ocasiones se han registrado accidentes peores: se trata de la explosión en Chernóbil (categoría 7, "accidente grave") y de la fusión, en 1979, de un reactor en la central estadounidense de Three Mile Island (categoría 5, "accidente con consecuencias de mayor alcance"). La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial japonesa ha informado de que el número de personas expuestas a la radiación tras la explosión podría haber llegado a 160.

MÁS INF

Tras probar diversos medios para tratar de enfriar el núcleo, el Gobierno ha dicho que va a tratar de rellenar con agua de mar, mezclada con ácido bórico, la estructura que contiene el reactor. Se trata de un método "sin precedentes", según ha dicho el portavoz gubernamental, Yukio Edano, porque los refrigerantes empleados no están consiguiendo su objetivo. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha dicho que las autoridades japonesas le han informado del inicio del proceso, así como de una reducción en los niveles de radiactividad en las últimas horas. En la parte más positiva, la operación es posible entre otras cosas porque la estructura que contiene el reactor no tiene daños, un dato importante si las peores predicciones se cumblen y el núcleo llega a fundirse. El Ejecutivo japonés también ha informado de que se están preparando para repartir entre la población cercana dosis de yodo, un elemento útil para prevenir el cáncer de tiroides, que fue una de las dolencias que más afectó a las personas expuestas a las radiaciones de Chernóbil.
La situación en Fukushima I, como también se conoce a esa central nuclear ubicada unos 240 kilómetros al norte de Tokio, fue a peor en la mañana de este sábado tras una fuerte explosión en una torre eléctrica situada cerca del reactor número 1. Se trata del mismo reactor en el que el viernes se elevó de forma alarmante el nivel de radiactividad y que obligó a declarar el estado de "emergencia de energía nuclear" ante la posibilidad de fugas radiactivas. Este sábado, el Ejecutivo de Naoto Kan no ha tenido más remedio que reconocer que ha habido pequeños escapes radiactivos, aunque ha dicho que estos no suponen ningún peligro porque, entre otras cosas, se encuentra acordonado un perímetro de 20 kilómetros a la redonda (y de 10 kilómetros en el caso de la central vecina de Fukushima Daini, también con problemas). Se calcula que 200.000 personas han sido evacuadas de esa área -170.000 alrededor de Daiichi y 30.000 en Daini, según datos facilitados por el OIEA- en la que solo pueden entrar los equipos de emergencia y expertos nucleares.
Entre esos equipos se encuentran unos 50.000 militares, movilizados por el Gobierno para tratar de controlar la situación. El objetivo es lograr que el sistema de refrigeración del reactor cumpla su función, algo que solo consigue a duras penas desde el temblor de ayer, y evitar así una explosión del propio reactor que desencadenaría un accidente nuclear fatal. Ninguno de los intentos emprendidos hasta ahora ha dado frutos. El Gobierno japonés ha hecho un llamamiento a la calma mientras investiga las circunstancias del accidente en la torre eléctrica. Pero la preocupación entre la población, enormemente impactada por el tamaño de la catástrofe, es fácilmente palpable incluso entre los japoneses que viven cientos de kilómetros de las centrales, informa desde Tokio la enviada especial de EL PAÍS Georgina Higueras.
En rueda de prensa, el ministro portavoz ha informado de que la explosión no ha dañado el depósito que protege al reactor (el que ahora se intenta rellenar con agua de mar) y ha asegurado que se investiga como posible causa una reacción química entre acumulaciones de hidrógeno y oxígeno. Yukio Edano también ha dicho que el nivel de radiactividad en la zona ha bajado y que por ahora se encuentra en valores "asumibles". Las autoridades de la prefectura de Fukushima han asegurado que los niveles alrededor de la planta son los equivalentes a los que puede soportar una persona en un año. Un portavoz de la Organización Mundial de la Salud ha señalado a Reuters que, a partir de los datos facilitados por las autoridades japonesas, los escapes han sido pequeños y el riesgo para la salud es "bastante bajo". Con todo, numerosas personas evacuadas han tenido que pasar por controles de radiación antes de abandonar la zona.
Fugas radiactivas
A primeras horas del sábado (madrugada del viernes en España), el primer ministro japonés visitó la zona afectada y confirmó que se habían liberado "mínimas cantidades de radiación". En una comparecencia posterior ante los medios, Naoto Kan ha calificado de "tragedia sin precedentes" la situación que vive el país. Según la Comisión para la Seguridad Nuclear de Japón, se ha detectado cesio radiactivo cerca de las centrales de Fukushima I y II.
Hasta 50.000 soldados de las Fuerzas de Autodefensa (el nombre del Ejército japonés), pertrechados con protecciones nucleares, han sido desplegados en la central para verificar la situación. La Fuerza Aérea de EE UU también ha colaborado entregando refrigerante para la central de Fukuishima-Daiichi, según informó el viernes la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, sin especificar más detalles sobre la operación. "Una de las centrales ha recibido una gran presión tan el temblor y no tiene suficiente líquido refrigerante. Los aviones de la USAF han podido entregarlo", dijo Clinton.
La empresa propietaria de las dos centrales afectadas tiene un pasado polémico. Tokyo Electric Power's (TEPCO) tuvo varios problemas de seguridad en el pasado. En 2002, el presidente de tuvo que dimitir después de que varios ejecutivos admitieran haber falsificados informes de seguridad. Casos que se han ido repitiendo a lo largo de los últimos años.
Declarada la emergencia nuclear
La emergencia nuclear declarada en Japón sigue el procedimiento de seguridad internacional para minimizar los daños que el terremoto haya podido causar a las instalaciones nucleares y garantizar que no se han producido fugas radiactivas, como ocurrió en la planta japonesa de Kashiwazaki-Kariwa que vertió al mar unos mil litros de agua contaminada tras el terremoto de 2007.
La alerta se explica porque ni los reactores instalados en el país, una referencia para la seguridad a nivel mundial dado que fueron diseñados para resistir a los seísmos que habitualmente sufre la zona, parecen preparados para soportar un movimiento telúrico de la intensidad del que ha sacudido la costa nororiental del país, de 8,9 en la escala Richter, informa Ferran Balsells. "Los reactores se diseñan considerando datos históricos de los seísmos de la zona en que se van a construir", detalla Juli Barceló, exconsejero del Consejo de Seguridad Nuclear, máxima autoridad atómica de España. "En Japón las nucleares están construidas para resistir terremotos de una intensidad alrededor de 7,5", detalla. "El primer paso, ante la intensidad del terremoto, es decretar la emergencia para asegurarse de que no ha habido averías que desemboquen en fugas o explosiones".
Las plantas nucleares poseen dos puntos especialmente débiles: el reactor, que debe mantenerse aislado y a una temperatura estable de unos 300 grados centígrados; y el sistema de refrigeración del mismo, que evita sobrecalentamientos que puedan derivar en una explosión. Es el riesgo que ha sufrido la planta atómica de Fukushima I, cuyo circuito de refrigeración ha sufrido una avería que ha provocado un fallo en la instalación. "Uno de los motores que alimenta el sistema de refrigeración ha fallado. Es relativamente alarmante porque debería haber funcionado correctamente", señala José María García Casasnovas, ingeniero industrial experto en energía nuclear y vocal de la comisión de Energía del Colegio de Ingenieros. "Hay que investigar qué ha pasado y si la avería obedece a afectaciones causadas por el terremoto", añade.
Es una sucesión de acontecimientos similar a la que propició el accidente radiactivo de Chernobil en 1986, uno de los mayores desastres medioambientales causados por una central nuclear. "Pero Japón ha paralizado la central inmediatamente y parece que el resto de sistemas de seguridad funcionan según lo previsto. Ahora es primordial certificar que los circuitos de refrigeración y los reactores paralizados pueden seguir operando con seguridad", advierte Casasnovas. "Por eso la emergencia se mantendrá hasta que se haya descartado cualquier riesgo", precisa.
La emergencia ha parado aproximadamente el 25% de la potencia nuclear instalada en el país (el temblor paró 11 de las 54 centrales nucleares) mientras el 75% sigue funcionando con normalidad. "Es una alteración importante que afecta alrededor de la cuarta parte del parque nuclear", calcula Casasnovas."Por ahora se está sustituyendo la energía que producían los reactores afectados con plantas de gas líquido, aunque si se prorroga la situación de emergencia Japón quizá deba recurrir a otras fuentes energéticas".