NUESTRA HUELLA ECOLÓGICA


¿Qué vamos a hacer?

  • Nos vamos a dividir en equipos de cuatro personas.
  • Cada miembro de ese equipo ha de hacer una de las encuestas sobre huella ecológica que os presento arriba (energía, agua, transporte y residuos). El objetivo es adquirir algunas nociones básicas sobre el consumo de recursos que hacemos en nuestros hogares. 
  • A continuación, debéis hacer una lluvia de ideas para proponer medidas correctoras encaminadas a crear una mayor conciencia ecológica en nuestro CEO, teniendo en cuenta los siguientes apartados:




Así es la vida de la neoyorquina que vive sin generar basura



¿Creen que es posible vivir en la gran manzana sin necesitar un cubo de basura y sin producir ningún residuo? Parece difícil pero Lauren Singer, una chica de 23 años que se graduó en estudios ambientales por la Universidad de Nueva York, reclama haberlo conseguido desde hace dos años. Lauren empezó prescindiendo de los envases de plástico y comprando alimentos en tiendas que venden a granel. En cuestión de vestimenta decidió pasarse a la segunda mano y hasta hacer sus propias recetas para elaborar productos de limpieza, cuidado personal o cosméticos. Pero, ¿qué pasa con las mondas de los plátanos o la ropa y los zapatos cuando ya están viejos?, por ejemplo. Según comenta Singer a S Moda, “la basura orgánica la llevo una vez a la semana a un lugar donde la transforman en compost, compro todo en un mercado de granjeros, donde nada está envasado, y cuando mis ropas, sábanas o telas están muy gastadas las llevo a un lugar donde las reciclan. Como vivo en el centro de Nueva York voy a muchos sitios andando y cuando lo necesito cojo el transporte público. No tengo coche”.

La conversión de Lauren a la filosofía cero residuos vino cuando su Pepito Grillo ecologista, le susurró que no podía alardear de ser “verde” y al mismo tiempo llenar cada día sus bolsas de basura con envases, plásticos y bandejas inservibles; ni utilizar un lavavajillas lleno de productos químicos al mismo tiempo que pedía un planeta más limpio. “Lo más complicado no fue prescindir de ciertos productos, sino buscar alternativas orgánicas a todo lo que usamos en el día a día”, cuenta Lauren, “tengo recetas para todo: detergente para la lavadora, pasta de dientes, loción para la piel… Y me ha costado bastante investigar y perfeccionarlas”. En su blog Trash is for tossers, esta neoyorquina expone sus ideas, su forma de vida y su compañía The Simply Co., que se dedica a vender productos 100% naturales y libres de químicos, que ella misma elabora: cucharas de barro para echar la dosis exacta, camisetas de algodón orgánico con el lema Live Simple o jabón en polvo para lavar prendas a mano. Además, con este divertido vídeo acaba de cuatripiclar los ingresos que pedía en Kickstarter para comenzar a fabricar un detergente para la lavadora con solo tres ingredientes naturales.


Generalmente los amantes de lo orgánico rehúyen las grandes urbes y se retiran al campo pero Lauren demuestra que se puede generar muy poco impacto ambiental viviendo en el epicentro del consumismo y de la cultura de usar y tirar. “Cada vez hay más gente interesada en vivir de una manera más simple y saludable, para ellos y para el planeta. En Nueva York hay muchos espacios interesantes al respecto, fantásticas tiendas de comida orgánica o productos que no puedes conseguir en otros sitios, centros de reciclado o donde se hace compost y ya más lejos, la gente tiene huertos donde cultivan sus propias verduras. Llevar este tipo de vida es una decisión que tiene que partir de uno mismo, pero el gobierno y las autoridades tienen que proveer de las infraestructuras para que esto sea posible. Lo que yo le pediría al ayuntamiento de Nueva York es que acabe con las bolsas de plástico”, cuenta Lauren. La joven ecologista reconoce que desde que empezó con su plan, hace dos años, ha ahorrado dinero, se alimenta mejor y beneficia a su salud al evitar los peligrosos químicos presentes en los productos de limpieza y cosméticos. Solo hay una cosa que Lauren no reutiliza. ¿Adivinan cuál? Según ella misma cuenta en un post de su blog titulado Turn me on, se trata de los preservativos, aunque utiliza los más respetuosos con el medioambiente, que a su juicio son los de la marca Sustain Condoms.

Laura Singer
Un día cualquiera en la vida de Lauren Singer.
Foto: Instagram trashisfortossers
Vuelve la venta a granel

La consigna del Zero Waste empieza a crecer y esparcirse poco a poco, con iniciativas que surgen cada día, como las tiendas que ya prescinden del empaquetado y envoltorios. Una de las formas más absurdas, inútiles e improductivas de generar basura pero que conecta con la idea reinante de quedarse en la cáscara, en lo superfluo de las cosas, de ahí que los personajes suflé vivan ahora sus mejores momentos. Granel es una cadena que cuenta con 11 tiendas en España, repartidas en Cataluña, Baleares y Bilbao. La primera de todas se abrió en Vic, en 2011 y vende comida sin empaquetar. “Tenemos verduras, legumbres, frutos secos, especies, pan, cereales… Todos son productos ecológicos, frescos y de la zona”, cuenta Judith Vidal dueña del negocio junto con su marido, Iván Álvaro. “Nuestros clientes vienen ya con sus propios sacos o recipientes y, si no los tienen, nosotros ofrecemos envases de papel, de fécula de patata, de PLA -un bioplástico derivado del maíz– o bolsas de tela de algodón orgánico. La gente compra muchas cosas simplemente por el envase por ejemplo, los cereales del desayuno, que están especialmente diseñados para atrapar a los niños”, cuenta Judith.

Comprar en tiendas a granel supone ahorrar dinero, ya que según cuenta Vidal “la falta de empaquetado abarata el producto, pero otro aspecto importante es que el comprador tiene la seguridad de que está adquiriendo alimentos frescos. Las harinas no envasadas se estropean a los tres meses, se oxidan y pierden sus propiedades por lo que son ya inservibles”.

El pasado septiembre abrió en Berlín Original Unverpackt, el primer supermercado que prescinde de los envoltorios. La idea surgió de un grupo de mujeres que crearon uncrowdfunding para financiarlo y cuyo lema era “el consumo sostenible debe ser algo sexy”.

Ya hay restaurantes cero desechos como Sandwich Me In, uno de comida rápida en Chicago.Las materias primas provienen de los granjeros y ganaderos locales, se utiliza energía sostenible, la basura orgánica se transforma en abono y todo es reutilizado. Llegar a este status no fue fácil y era la ambición de su dueño, Justin Vraney, incluso al principio, cuando aún generaba basura, que el total de sus desechos diarios fuera el equivalente a lo que producía un restaurante del mismo tamaño en tan solo una hora. La fórmula del su éxito la contaba Vraney a los medios, “practico las cinco R: reducir, reutilizar, reciclar, rechazar y resistir”.

Granel
Una de las tiendas Granel que hay repartidas por España.
Foto: Cortesía de Granel
Legislación insuficiente

Además de voluntad propia, para disminuir el packaging se requiere también de políticas activas de reciclado e infraestructuras que lo permitan. Como apunta Victor Mitjans, coordinador de estudios de la Fundación para la Prevención de Residuos, “la normativa ambiental europea se inspira en la idea de que el que contamina debe pagar. En el caso de las latas de bebidas por ejemplo, está regulado por ley y es el fabricante el que tiene que hacerse cargo de recogerlas. Sin embargo, en España no ocurre así y esta tarea recae en los ayuntamientos, que crean los contenedores para la recogida de envases y que, a su vez, luego le exigen a los fabricantes que paguen los costes. El problema aquí es que el reciclado se deja a la voluntad de cada uno y sabemos que no todo el mundo clasifica la basura. El 70% del contenido del contenedor de resto –no recogida selectiva– son envases”.

Otros países europeos si que siguen esa normativa como Alemania, que contempla diversas medidas al respecto. Según Mitjans, “en los supermercados alemanes hay un contenedor donde puedes dejar todos los envases que creas que no son útiles –muchos productos no solo llevan uno sino que incluyen además fajas de cartón, una doble bolsa, etc–, la gestión de esto corre a cargo del supermercado y es una forma de desincentivar el exceso de embalaje. En varios países europeos cuando compras una bebida pagas también el envase y si lo devuelves, se te reintegra el precio. Esta medida es la que estamos tratando que se adopte en España desde Retorna, una plataforma formada por diversas ONGs, organizaciones de consumidores, recicladores y sindicatos, que busca una mayor gestión ambiental de los residuos”.

“En España se generan 22 millones de toneladas de residuos al año, dentro de las cuales tres millones corresponden a envases de plástico o metal”, cuenta Mitjans.“El plástico es el peor material de todos y el más contaminante. Es muy difícil de reciclar y cuando se hace este proceso, lo que se obtiene es siempre para usos de inferior calidad. Sin contar con los numerosos estudios que demuestran que existe un determinado nivel de transferencia de los compuestos del envase al contenido, y que lo convierten en la peor opción para envasar alimentos”, concluye.

El 94% de los españoles respira aire contaminado

El informe anual de Ecologistas en Acción subraya que un 22,4% de la población vive en zonas que superan los límites que marca la legislación europea

Al menos 9 de cada 10 españoles respiran aire que supera los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según el informe anual sobre la calidad del aire en España en 2011, presentado hoy por la organización Ecologistas en Acción. Si nos atenemos a los límites de contaminación que marca la legislación, el porcentaje de población afectado sería del 22%; es decir, unos 10,4 millones de ciudadanos.
La situación, a pesar de su gravedad, se ha mantenido en unos niveles estables en los últimos años. El principal agente contaminador del aire es el tráfico en las zonas metropolitanas, donde vive la mayor parte de la población. Según denuncian desde Ecologistas en Acción, las Administraciones no están adoptando las medidas necesarias para solucionar este serio problema de salud pública.
Para la valoración del número de españoles que respira aire contaminado se han tenido en cuenta cinco contaminantes reconocidos por los expertos que son los que más problemas de salud originaron en España durante 2011. Estos son las partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), el ozono troposférico (O3), el dióxido de azufre (SO2) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

La incognita de las partículas PM2,5

El nivel de las partículas en suspensión PM2,5 —unas partículas microscópicas, menores en diámetro a las PM10— no está claro a pesar de ser el contaminante atmosférico que presenta más riesgos para la salud en la UE debido a su gran penetración pulmonar. Los datos son escasos y, de las pocas estaciones que lo miden, al menos un 65% supera los límites de la OMS. Debido a esto no se incluyen en el resultado final del informe de Ecologistas en Acción.
Las PM2,5 son sustancias orgánicas dispersas en el aire, provocadas por la combustión de carburantes fósiles, en especial de los vehículos diesel y  están compuestas por elementos tóxicos como metales pesados.
Al igual que en los años siguientes a 2007, durante 2011 se registró una pequeña reducción de los niveles de contaminación con respecto a años precedentes si se toma en cuenta la normativa europea, algo que –como viene apuntando la organización– sigue ocurriendo más por razones coyunturales que por la aplicación de medidas planificadas y orientadas a mejorar la calidad del aire. Entre las causas de esta situación destacan la reducción de la movilidad originada por la crisis (el consumo de combustibles de automoción en 2011 fue un 14,8% inferior al de 2007, aunque se experimentó un repunte el año pasado), la disminución de la actividad industrial debido a la coyuntura económica y, por último, la evolución del parque automovilístico hacia vehículos más pequeños y eficientes (por tanto, menos contaminantes). El trabajo, que analiza los datos que facilitan las Administraciones autonómicas a partir de sus redes de medición de la contaminación, sostiene que el 94% de la población (44,3 millones de personas) respira aire que supera los índices recomendados por la OMS.
Uno de los datos más relevantes del informe es la medición del ozono troposférico, considerado por los expertos como uno de los más nocivos para la salud humana junto a la contaminación por partículas, ya que puede causar o agravar problemas respiratorios y la exposición a este agente en ciudades aún es muy alta. De acuerdo con el documento, un 79% de la población total (unos 37,1 millones) respira aire contaminado por el ozono troposférico, según los valores de la OMS. Si se calculan por la normativa europea, la cantidad se reduce a un 8%. Hay que resaltar que la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés) utilizó en su último informe sobre la calidad del aire en Europa los valores de la OMS ya que existe “una urgencia de revisar la legislación europea del aire”.
Un estudio del programa Clean Air for Europe (CAFE) de la Comisión Europea en 2005 señala que en España la contaminación por partículas causa 19.940 fallecimientos prematuros al año, así como unas 6.000 admisiones hospitalarias por enfermedades cardíacas y respiratorias. A pesar de ello, denuncia Juan Bárcena, de Ecologistas en Acción, las Administraciones no están tomando las medidas necesarias para solucionarlo. Bárcena aprovecha para recordar que la Comisión Europea inició en enero de 2009 un procedimiento de infracción contra España por el incumplimiento de la normativa sobre calidad del aire que está a punto de llegar al Tribunal de Justicia europeo.
Los planes de mejora de la calidad del aire y los planes de acción para reducir esta contaminación, obligatorios según la legislación vigente, en muchos casos no existen, y en otros apenas si tienen efectividad por falta de voluntad política para acometer medidas estructurales, según Ecologistas en Acción; que señala que estos planes son responsabilidad de los Gobiernos de las comunidades autónomas y de los Ayuntamientos.
La ciudad de Madrid suspende —otra vez— en la contaminación por dióxido de nitrógeno, que proviene de los tubos de escapes de los coches. Según los datos del informe, basados en la información proporcionada por la Comunidad de Madrid, el 70% de las estaciones de medición de la ciudad superan los límites anuales establecidos. Por comunidad Madrid es la que más problemas de contaminación presenta, seguida por Cataluña y Andalucía.
El anterior ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino aprobó al final de la legislatura un Plan Nacional de Mejora de la Calidad del Aireque no se ha puesto en marcha. Por su parte, el actual ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha manifestado que pretende modificar este plan y la Ley de Calidad del Aire para hacerlos "más realistas", algo que, según la organización ecologista, no invita al optimismo sobre la ambición para reducir la contaminación.
Mariano González, responsable de transporte de Ecologistas en Acción, recuerda que las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire pasan por la disminución del tráfico motorizado y la potenciación del transporte público (en especial el eléctrico), además de dar facilidades a los medios no motorizados en las ciudades. Por su lado, para mejorar el aire de las zonas industriales la mejor estrategia es la adopción generalizada de las mejores tecnologías industriales disponibles y la reducción drástica de la generación eléctrica por centrales térmicas.

En espera del expediente sancionador

La comisión Europea inició en 2010 un procedimiento de infracción contra España por no cumplir con los límites establecidos en las partículas de suspensión —PM10— que establece la normativa sobre calidad del aire y que, según Ecologistas en Acción, está a punto de llegar al Tribunal Europeo de Justicia. Una portavoz de la oficina de la comisaria de Medio Ambiente confirma la existencia del expediente pero el caso está paralizado a la espera —a modo de prueba— de la decisión del tribunal sobre dos casos contra Italia y Portugal. España puede recibir otra sanción, ya que hay comunidades autónomas que no cumplen desde 2010 el límite en dióxido de nitrógeno. “Si se demuestra que alguna zona de España no cumple la normativa vigente, no tiene ninguna prórroga aceptada y no hay razones de peso que justifiquen el incumplimiento; se abrirá un expediente”, explicó una fuente europea de medio ambiente, aunque añadió que estos casos suelen resolverse antes de llegar a un tribunal, “de una forma u otra”.
La normativa europea prohíbe superar los 40 microgramos de dióxido de nitrógeno (NO2) de media anual. Madrid, Barcelona, la zona del Vallès-Baix Llobregat, Granada y Palma de Mallorca los rebasaron en 2010, el primer año en el que pasaron de ser una recomendación a una obligación. Madrid y el Vallès-Baix Llobregat volvieron a rebasarlos en 2011. Por eso han solicitado una prórroga a la Comisión Europea que las eximiría durante cinco años del cumplimiento. El pasado julio, Bruselas rechazó la solicitud de prórrogasolicitada por España para Barcelona, Llobregat y Palma por considerar que no se ha demostrado que dicho cumplimiento pueda alcanzarse para 2015 o antes de esa fecha en esas zonas. Lo que abre la puerta a que se abra un expediente sancionador. Tres zonas de la comunidad de Madrid y Granada todavía se mantienen a la espera de una prórroga que no se prevé llegue antes de 2013. De no recibirla serían sancionadas por no cumplir la normativa.

LLUVIA ÁCIDA

España lidera el comercio mundial del vino aunque reduce sus ingresos


Detalle de vinos durante FITUR. / SERGIO BARRENECHEA (EFE) Fuente de la noticia
Fuente
España se convirtió en 2014 en el líder mundial en las exportaciones de vino. Alcanzó un volumen de ventas en el exterior de 22,6 millones de hectolitros. En segundo lugar se quedó Italia, con 20,4 millones. El tercer puesto fue para Francia, con 14,4 millones. El fuerte avance de España se debió al enorme crecimiento de la exportación de vino, que registró un aumento del 22,3% con respecto al año anterior. El récord, sin embargo, es agridulce para el sector: aunque suben las ventas, bajan los ingresos, porque el producto que se comercializa fuera es cada vez más barato.
El buen comportamiento de las exportaciones españolas fue la consecuencia directa de una cosecha excepcional, con una producción de vino de 53 millones de hectolitros, frente a una demanda interior de tan solo cerca de 10 millones de hectolitros para consumo directo. Fuera de la Unión Europea, el mayor exportador es Chile, pero a una gran distancia de los tres principales de la moneda única, ya que sus ventas sumaron ocho millones de hectolitros. Australia terminó el 2014 con 7,3 millones, y Sudáfrica con 4,8 millones de hectolitros. El comercio mundial de vino movió en total 101 millones de hectolitros, con un incremento del 2,1%.

El problema es que los buenos resultados en volumen de los vinos facturados desde España no se ha correspondido con el comportamiento de los ingresos. Por valor de ventas, España ocupa el tercer lugar mundial y a mucha distancia de sus rivales, con una facturación 2.511 millones de euros, un 4,6% menos que el ejercicio anterior. Con unas ventas totales en el mundo por valor de casi 26.000 millones de euros, a la cabeza de la rentabilidad se mantiene Francia, con ventas de 7.732 millones de euros, seguida de Italia, con 5.111 millones.

Más de la mitad de las exportaciones de 2014 fueron a granel
La explicación del problema de rentabilidad del vino español está directamente vinculada con el bajo precio al que vende sus caldos. Los precios medios mundiales del vino en 2014 se situaron en 2,46 euros litro. Los vinos franceses, sin embargo, alcanzan una media de 5,37 euros litro; seguidos de los neocelandeses, a 4,36 euros, los estadounidenses a 2,73 euros; y los portugueses, a 2,55 euros. Para encontrar los vinos españoles en ese ranking de precios por litro hay que bajar mucho. Ocupa el último lugar en el conjunto de los grandes países exportadores, con una media de 1,1 euros litro, lo que supone un descenso del 22% sobre los 1,43 euros de la campaña anterior. Mientras, por ejemplo, los caldos alemanes se comercializan a 2,51 euros, los italianos a 2,50 euros, los argentinos a 2,38 euros, los chilenos a 1,73 y los sudafricanos, a 1,24 euros.
¿Por qué el vino español pierde valor cada año? Esta reducción de los precios medios es consecuencia del incremento de las exportaciones de los vinos a granel, no embotellados, cuyos precios medios se situaron en el entorno de los 0,40 euros litro.

En conjunto, las exportaciones agrarias y alimentarias españolas ascendieron en 2014 a más de 40.000 millones de euros, y constituyen una salida indispensable para el desarrollo de la actividad agraria y de la industria. En el caso del vino, con una demanda interior que solo es la cuarta parte de la producción, vender fuera es una necesidad para mantener los viñedos y la actividad de más de 2.000 bodegas que operan en el exterior.
El problema sin resolver es la existencia en el sector del vino de dos mundos paralelos. Uno de ellos está destinado a los vinos de gran calidad y precios elevados, que se mantiene en mercados tradicionales y abre cada año nuevos horizontes. Y otro mundo, formado por cientos de cooperativas y bodegas, que se sostiene con la venta de producto a granel y que, gracias a precios bajos, aumenta con fuerza sus ventas en terceros países y tapa los agujeros de otros países que sufren malas campañas.
Para Rafael del Rey, responsable del Observatorio Español de los Mercados del Vino, los datos de 2014 ponen en evidencia la necesidad de trabajar en el alto posicionamiento en los mercados mundiales de los vinos de mayor calidad y avanzar en el mayor envasado de las exportaciones.
En 2014, de los 22,6 millones de hectolitros exportados, los envasados suponían 7,4 millones de hectolitros, con un crecimiento del 5,3% en volumen, pero solo del 0,8% en valor. Por su parte, las ventas de vinos a granel ascendieron a 12,6 millones de hectolitros, con un descenso en valor del 8,7%, hasta los 500 millones de euros. Los graneles han constituido la salida para eliminar excedentes, pero están convirtiéndose en un lastre para un sector que ve mermada su rentabilidad.

Los precios de la leche en origen se hunden tras el fin de la cuota

La eliminación de la cuota láctea europea, que ha dado paso a la libertad de producción desde el 1 de abril, ha coincidido con una bajada de los precios de la leche en los contratos que en estas fechas se están renovando de forma masiva entre los productores y las industrias. La rebaja de los precios, de entre uno y dos céntimos por litro, es generalizada en todas las comunidades y por parte de todas las empresas compradoras.
El Ministerio de Agricultura, con la aprobación el pasado 1 de marzo de una nueva normativa sobre el sector de la leche, exige que los contratos entre ganaderos y empresas tengan una duración de un año, con el objetivo de dar una mayor estabilidad a los productores. Esta exigencia era rechazada en principio por las industrias, por los interrogantes que planteaba firmar contratos por un periodo tan largo.
Sin embargo, a los que finalmente está disgustando es a los ganaderos, que critican la presión que están ejerciendo las empresas sobre los precios a la baja en un sector escasamente organizado. Para Roman Santalla, responsable ganadero de Unións Agrarias, las industrias, bajo la influencia de los grupos franceses, están ahogando a los ganaderos.
Tras el fin de la cuota láctea, el comportamiento de los precios de origen de la leche —que ya no estarán influidos por los topes que se imponían a la producción— se moverá ahora en función de la oferta y la demanda en los mercados mundiales y del poder negociador de los ganaderos. Algunos informes calculan que un desajuste entre oferta y demanda del 1% podría afectar a los precios al alza o a la baja entre un 4% y un 5%.
Galicia es la comunidad autónoma donde se registran ahora los precios más bajos, con una media de 0,30 euros por litro. En esa región destacan como operadores Celta (del grupo portugués Lactogal) y Rio. En Asturias y Cantabria, donde trabajan principalemente Peñasanta-Central Lechera Asturiana, Reny Picot, Nestlé o Iparlat, los precios son ligeramente superiores, de 0,31 euros de media; un nivel similar al de Aragón y Cataluña, donde operan, entre otros, Lactalis-Puleva, ATO o Iparlat. En Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid, zona de recogida de leche para Lactalis, Danone, Garcia Baquero, Entrepinares o Senoble, las cotizaciones se han mantenido entre los 0,32 y 0,33 euros el litro. Finalmente, en Andalucía, la zona más deficitaria y alejada de los puntos de producción, los precios medios rondan los 0,34 euros por litro, fundamentalmente por las cotizaciones marcadas para sus socios por la cooperativa cordobesa Covap.

El monstruo que atasca las cloacas

Hace justo una semana, volvió a ocurrir. El vestíbulo del número 10 de la calle León X, en el barrio sevillano de La Macarena, se encharcó. Los vecinos del bloque llamaron al seguro y el fontanero encontró un atasco en la arqueta. La acumulación de toallitas húmedas estaba detrás del problema.
La generalización de este producto, que empezó a comercializarse hace unos años para los bebés y se ha ido extendiendo a muchos otros usos, ha ido paralela al aumento de los atascos en edificios, redes y plantas de depuración. Cada poco tiempo, aparece uno de los monstruos de las alcantarillas, formado por las toallitas que se tiran al váter sin tener en cuenta qué pasa luego. Las empresas de saneamiento de aguas han tenido que crear equipos específicos de técnicos para solucionar los atascos en la red. Así ocurre en Sevilla, Madrid, Marbella, Huelva, Bilbao...
"Es ya un problema global", opina Josep Lluis Henarejos, gerente de la empresa municipal de aguas de Jávea, en Valencia. En Nueva York, se estima que se han gastado 18 millones de dólares (16,5 millones de euros) en los últimos cinco años en reparar los estragos. En Europa, la asociación que agrupa a las empresas de abastecimiento y saneamiento de 27 países (EurEau) sostiene que las toallitas generan un gasto de entre 500 y 1.000 millones de euros cada año, "incluyendo la eliminación de estos residuos", según un informe elaborado hace cinco meses.

Nunca por el váter

Acumulación de toallitas y otros residuos en una arqueta de Huelva. /
Las empresas de abastecimiento y saneamiento insisten en que no se tiren por el inodoro toallitas higiénicas, pañales de bebés, bastoncillos y algodones. Sostienen que desencadenan atascos y roturas en saneamientos generales y particulares. 
A este tipo de empresas también le preocupan los aceites domésticos, que causan atascos en las redes. Los operadores recuerdan que existen servicios de recogida de este tipo de productos.
Los fármacos, cosméticos y drogas tampoco se deben eliminar por el inodoro. En este caso, los gestores apuntan a otros problemas. Por un lado, aumenta la toxicidad de las aguas residuales, y en cierta medida, del agua ya depurada. Por otro, pueden afectar a las bacterias que se encargan de la depuración biológica del agua.
El título del documento es bastante gráfico: ¡Los retretes no son una papelera! Los costes, resalta EurEae, los acaban asumiendo los Ayuntamientos y las empresas de abastecimiento; en definitiva, los ciudadanos a través de los impuestos y las tasas municipales. Esta asociación aboga por que los Estados y la Comisión Europea pongan en marcha cambios legislativos y normas técnicas para "prohibir la venta de toallitas húmedas, productos de aseo personal o sanitarios que se presenten como desechables".
El Ayuntamiento de Valencia acaba de aprobar una reforma de su ordenanza de saneamiento en la que se prohíbe tirar al inodoro toallitas higiénicas que no sean biodegradables. "Hemos constatado un uso masivo desde los últimos dos años", explica la delegación de Medio Ambiente del Consistorio. Este uso masivo implica atascos en la red de alcantarillado y bloqueos en las estaciones de bombeo, añade el Ayuntamiento. ¿Y cómo piensan hacer cumplir la norma? "Lo haremos mediante inspecciones periódicas en la red de alcantarillado".
Al margen de si esta ordenanza pasa a engrosar la lista de prohibiciones imposibles de cumplir que aprueban los Ayuntamientos, Rafael Mantecón, responsable del grupo de tratamiento de aguas residuales de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (Aeas), cree que la clave no está ahí. "Quizás estas normas se puedan hacer cumplir en ciudades pequeñas, pero en lo que hay que trabajar es en dar mucha más información a los ciudadanos y a los fabricantes", opina. "No debe haber información engañosa. Que ponga biodegradable en el envase puede confundir", indica. "El tiempo es la clave. No vale para nada que el proceso de un producto biodegradable dure años, porque su desaparición tiene que ser en las pocas horas que está en la red", añade Íñigo González Canal, responsable del departamento de vertidos del Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia.
Tanto este especialista como Mantecón creen que las grandes firmas se están dando cuenta del problema. Muchas incluyen ya indicativos en los envases en los que se deja claro que las toallitas no se pueden arrojar al váter. "Parece que, en cierta manera, los grandes fabricantes se van concienciando", insiste González Canal. "Ahora hay que empezar a concienciar a la población, que se había acostumbrado a tirarlas por el inodoro", afirma.
Este responsable de Aguas Bilbao-Bizkaia lleva años siguiendo el rastro del problema. "La primera vez que lo detectamos en Bilbao fue en 2009". Detalla que las toallitas están elaboradas con un material denominado "tejido no tejido", que "se obtiene con la compactación de fibras mediante diferentes sistemas, sin necesidad de cosido". Esas fibras se separan cuando se tiran al váter. Una vez en la red, vuelven a unirse y crean grandes madejas, como la que hace unos días la empresa Aguas de Huelva sacó de las alcantarillas de la ciudad. Esta sociedad realiza periódicamente campañas de sensibilización entre la población.
El problema empieza cuando la toallita se tira al váter. El primer bloqueo suele producirse en la conexión con la red de alcantarillado. Aguas del Huesna, que atiende a 18 municipios de la provincia de Sevilla, recibió el año pasado 700 avisos de particulares por problemas de mal funcionamiento. "El 41% fue por atascos, provocados en su mayoría por las toallitas", detalla Raúl Carrasco, director técnico de esta empresa pública sevillana.
El siguiente punto conflictivo son las bombas, que ayudan a conducir el agua residual hasta las depuradoras, que también se acaban bloqueando. Si logran superar la red y llegan hasta las estaciones de depuración, también hay problemas. "El coste de los daños producidos por las toallitas en una depuradora que trate 100 millones de metros cúbicos al año ronda los 200.000 euros", sostiene Mantecón, de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamientos. "Hay sobrecostes de hasta 8 o 10 veces superiores a lo normal por el aumento de las limpiezas y operaciones de mantenimiento", resume González Canal en uno de los artículos que ha escrito sobre este asunto.
Este responsable del Consorcio Aguas Bilbao-Bizkaia también apunta a los problemas para el medio ambiente. Porque, en último término, las toallitas también pueden acabar en los ríos y el mar. Cuando se producen fuertes lluvias, se emplean los aliviaderos y se suelta parte de las aguas residuales. "Los pescadores nos dicen que encuentran toallitas en sus redes", afirma el gerente de la empresa municipal de aguas de Jávea. "Nos creemos que el váter es un agujero negro en el que todo desaparece", concluye su compañero de Aguas Bilbao-Bizkaia.

Certificado internacional

"El problema [de las toallitas higiénicas] es ya mundial", opina Íñigo González Canal, responsable del departamento de vertidos del Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia. Para reforzar su argumento explica que la Organización Internacional de Normalización (ISO por sus siglas en inglés) creó hace un año un grupo de trabajo para abordar este asunto. El proyecto consiste en crear una certificación ISO que acredite qué productos son desechables a través de inodoro. "Ahora existe un vacío legal", indica González Canal. Esta acreditación supondría que los productos tendrían que pasar una prueba para saber si se pueden tirar o no al váter. Varios países, como Estados Unidos o Canadá, llevan tiempo trabajando también en este problema.
Josep Lluis Henarejos, gerente de la empresa de aguas de Jávea (Alicante), cree que este es un problema generacional. "Yo no uso las toallitas, pero entiendo que con los niños pequeños son cómodas. Es algo generacional, porque los que venimos del papel no las usamos".
Sea o no generacional, Henarejos sostiene que, en cada inspección que hacen de las bombas en su municipio, acaban encontrando toallitas. El Ayuntamiento de Jávea está estudiando ahora una ordenanza en la que se prohíba tirar al váter estos productos de higiene. Cuando esté aprobada, las comunidades de vecinos tendrán que hacer frente a lo que cueste desatascar las arquetas.

OBJETIVOS DESARROLLO DEL MILENIO-OBJETIVOS DESARROLLO SOSTENIBLE


El Carracillo multiplica por tres la media de empleo de Castilla y León

  • FUENTE DE LA NOTICIA

  • En la comarca, que se caracteriza por sus producciones hortícolas existen 1,28 empresas por kilómetro cuadrado, mientras que en el medio rural de la región la ratio media es de 0,46

    
  • 15
  • 6
La comarca de El Carracillo ha logrado multiplicar por tres la media de empleo y de población en Castilla y León por sus producciones hortícolas, según un informe del Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León (Itacyl) sobre la evolución de los cultivos hortícolas y su influencia en la población, la economía y el medio rural.
En concreto, según este informe los municipios ubicados en El Carracillo superan «ampliamente» la media en cuanto a la población en edad de trabajar–de 20 a 64 años–. Así, si en el medio rural de Castilla y León se contabilizan 7,4 habitantes entre 20 y 64 años por kilómetro cuadrado, en la zona de El Carracillo este ratio supera los 17 habitantes de esa edad por kilómetro cuadrado. Esto indica que las posibilidades de empleo en este entorno son «muy superiores» a las de la media en la Comunidad, una situación que se repite si se analiza la densidad de trabajadores referida a la superficie, «tres veces superior en El Carracillo que en el entorno rural de la región».
Los empleos vinculados a las actividades de agricultura e industria es 3,5 veces por encima de la media de la región, lo que redunda además en el sector servicios que se ve también beneficiado. Así, en El Carracillo se han contabilizado 11,29 trabajadores por kilómetro cuadrado frente a una media regional de 3,73, en agricultura se alcanzan 2,38 trabajadores por kilómetro cuadrado y 2,74 en industria, frente a medias regionales del 0,67 y 0,81.
Según los datos del Itacyl, en la zona existen 1,28 empresas por kilómetro cuadrado, mientras que en el medio rural de Castilla y León la ratio media es de 0,46 empresas por kilómetro cuadrado, es decir, casi tres veces menos. «Los datos demuestran que los efectos de las producciones hortícolas y su transformación sobre el trabajo, la actividad empresarial y en consecuencia el conjunto de la actividad socioeconómica en el medio rural de una zona es muy importante, multiplicando por tres las posibilidades existentes en estos entornos», concluye el estudio.
Prueba de las consecuencias demostradas en este estudio son los resultados de actividad de las empresas de la zona, ya que, como señala el responsable de Cultivos de Hijos de Teodoro Muñoz, Pablo Rodríguez, la crisis ha pasado de largo en la industria hortícola de El Carracillo. «La crisis no ha afectado en parte por la apuesta del sector por la exportación, tenemos productos con un importante valor añadido en un mercado creciente», afirma Rodríguez, quien asegura que el mayor volumen de sus ventas fuera de España se destinan al norte de Europa, una línea en la que la empresa apuesta en el futuro.
Según los datos aportados por el responsable de Hijos de Teodoro Muñoz, industria dedicada a la producción de maíz dulce, remolacha roja, patatas de quinta gama y que se comercializa bajo el marchamo Precocinados ElCampo, durante el pasado año la facturación de la empresa alcanzó los 10 millones de euros, lo que supone un «importante» incremento si se compara con cifras de hace cinco años, cuando se llegó a los seis millones de euros.
En cuanto al empleo, en los últimos cinco años se ha incrementado en torno a un 10% hasta contar en la actualidad con 56 trabajadores de los que el 80 por ciento son fijos y el resto –el 20%– fijos discontinuos.
Bastante oferta
Rodríguez destacó que en la zona hay «bastante» oferta de trabajo, lo que ayuda a «fijar» población dado el asentamiento de estos cultivos por la orografía del terreno con «suelo ligero» y «muy adaptado» para los cultivos hortícolas con una altitud de 800 metros, noches frescas y días calurosos, lo que «favorece la calidad».
El estudio del Itacyl detalla que la comarca de El Carracillo en la provincia de Segovia se encuentra situada en la zona centro y norte, dentro de Tierra de Pinares con una altura media entre 800 y 900 metros y está circundada por los ríos Cega y Pirón abarcado una superficie aproximada de 150 kilómetros cuadrados. Se identifica la comarca de El Carracillo con los municipios que componen la comunidad de regantes –Pinarejos, Sanchonuño, Comezserracín, Chatún, Narros de Cuéllar, Samboal, Fresneda de Cuéllar, Remondo, Chañe, Campo de Cuéllar y Arroyo de Cuéllar–.
Sin embargo, cuando se habla de la producción hortícola y se su industria de transformación, según el Itacyl, se deben sumar Mozoncillo, Carbonero el Mayor, Navalmanzano e incluso municipios de la provincia de Valladolid.